Ratones: Antes de que tu nacieras ya estaban aquí.

¿Cuántos años tienes? Nosotros más de 18 años en la web.

Pequenet: desde 1996 ratoneando en Internet.

Busca en PequeNet Busca en PequeNet Busca en PequeNet
Busca en PequeNet
Ir al índice
Busca en PequeNet
Busca en PequeNet Busca en PequeNet Busca en PequeNet

fichas de profesor
ver todas las fichas de profesor
¿Has enviado tu contribución y no aparece publicada?


Muchas gracias por participarEl secreto (O segredo)
 
En una ceremonia por todo lo alto, la Asociación de Espías de Pequenet ha dado hoy la bienvenida a sus filas al oso gallego, que viene de Milladoiro. Según sus propias palabras, lo primero que va a investigar el úrsido es la técnica empleada para realizar el vídeo de su presentación, aunque por supuesto, no nos lo contará después (porque es secreto).



La Casa Encantada

1.- La Propuesta

2.- ¡ Que miedo!

3. La CasaAAAAHHHHHHHH!!!

4.- La Decisión

5.- Raquel

6.- Mila

7.- Lidia

8.- PaquiVamos de excursión

9.- Paola

10.- La red


1.- La Propuesta

Había una vez cinco niñas: Paola, Lidia, Mila, Raquel y Paqui. Vivían en Cádiz, España. Cerca de allí había una casa un poco extraña y se propusieron visitarlas.

El sol potente de la ciudad brillaba con intensidad. Era el día de la aventura. Todas estaban preparadas con sus mochilas y decididas para emprender el viaje.

Empezaron a caminar y .......

2.- ¡ Qué miedo!

-¡Ahhhhhhhhh! - Gritó Paola.

-¡Es sólo una cucaracha! - Dijo Mila, con valentía.

-Creo que no ha sido buena idea venir - Dijo Paqui.

- No te preocupes, lo pasaremos bien. -Dijo Raquel.

-¡ Allí está la casa!. ¡Llegamos! - Dijo Lidia.

Se vieron ante una reja oxidada.

¿Cómo entraremos?- Dijo Paola.

Con una navaja - Dijo Raquel, bromeando.

-No es broma- Dijo Paqui, sacando una navaja.

-¡Caray! - dijo Mila - ¡Qué bien preparada vienes!.

- ¿Aprovechamos para comer los bocadillos? - dijo Lidia, al ver la navaja, se olvido del miedo y se le abrió el hambre.

-¡Dame el mío que es de chorizo! - dijo Raquel.

- ¡¡¡ Solo pensáis en comer !!! . Paqui, abriré la reja y entremos. - dijo Mila.

Raquel y Lidia se quedaron perplejas y con hambre. Y Paqui decidió obedecer.

3. La Casa

A lo lejos vieron la casa. Era enorme, como una mansión. Daba mucho miedo (... , y asco).

A pesar de ello decidieron pasar.

Empujaron la puerta y sonó... , una canción ¡¡¡de Ricki Martín!!!. Todas se miraron sorprendidas. Lidia apurada dijo:

- Lo siento, con los nervios he encendido mi walkman. Lo apagaré. Se volvieron todas de nuevo hacia la puerta.

Paqui se cayó al suelo y empujó a Paola. Paola empujó a Lidia. Lidia empujó a Raquel. Y Raquel hizo lo propio a Mila. Y ¡zas! todas rodaron por el suelo y con la caída llegaron al centro de la sala.

-¿Que es esto?- Se preguntó Raquel.

-!! Es mi pieeé¡¡- gritó Paola

Entre el lío de pies apareció una cara hablante.

-¡ Cuidado con mi ojo ! - Suplicó Mila.

Todas con cuidado se desenredaron.

Raquel al levantarse pulsó un interruptor con su espalda. ¡Zap! La luz se encendió y a más de una se le pusieron los ojos con chiribitas al desaparecer la oscuridad.

La habitación olía mal y las paredes estaban sucias de humedad.

Había muebles tapados con grandes paños rosas. - Serán horteras- dijo Paola - Mira que poner paños rosas en una habitación tan pálida como esta.

- Bueno, sentémonos a comer los bocadillos- dijo Raquel - Tengo mucha hambre.

- Si, si - dijo Lidia - Los sacaré, los tengo en mi mochila.

- Pero bueno, qué glotonas- dijo Mila - en fin, comamos, yo también tengo hambre.

4.- La Decisión

Después del jugoso festín, iniciaron la exploración de la casa. Tomaron el largo pasillo que se abría en el salón.

-Chicas, ¿habéis traído linternas?. Aquí no se ve un pijo. - dijo Paqui.

La precavida Lidia, grito - Yo si. Tengo dos.-

-Yo también he traído una- dijo Mila.

Al final del pasillo vieron 5 puertas. En cada una ponía el nombre da cada una de ellas.

Paola dijo chillando, - ¡qué extraño!, ¿cómo es que pone nuestros nombres?.

Todas las chicas estaban realmente sorprendidas al ver sus nombres en las puertas, pero todas callaron. Paqui se apresuró a abrir la puerta con su nombre por si le esperaba una sorpresa. Algo la arrastró hacia dentro y la puerta se cerró de golpe.Qué susto más grande!!

Todas chillaron. Pero todas, menos Paola abrieron sus puertas y entraron. Paola se quedó sola en el pasillo. Corrió hacia la salida y ¡plof! se dio un golpe. Se le había olvidado abrir la puerta.

Salió por fin de la casa y se internó el bosque.

5.- Raquel

Soy RaquelYa dentro de la habitación Raquel lentamente caminó hacia el fondo. Iba con cuidado. De pronto algo cayó sobre ella. Algo o alguien había arrojado un cubo de ¿agua? sobre ella. Se quedó cortada y le entró frío. Empezó a correr y algo la frenó de golpe. Otro cubo, pero esta vez de, algo parecido a harina, cayo sobre ella.

Se asustó y se dejo caer en la pared para descansar un poco, cuando una suave y fría mano se le puso en el hombro y otra la cogió por la cintura.....

6.- Mila

Me llamo MilaCuando Mila ya estuvo dentro de su habitación, notó enseguida una fuerte viento que le levantó la falda y la empujaba hacia la pared.

Por suerte tenía una ventana cerca.

Intentó abrirla. Algo se le enredó en el pie y al tirar de ello, algo rodó por el suelo y el viento desapareció. Una sombra se acercó a la ventana.....

7.- Lidia

Mi nombre es LidiaLidia entró y encontró un horroroso boquete en el suelo, que cogía todo el ancho del pasillo.

Para pasarlo tuvo que reflexionar un poco...

Lo pisó y crachhhhhhhhh, se rompió la madera.

- Pero se supone que me debía de caer.-dijo Lidia-.

- Eh ¿pero que broma es esta?....

8.- Paqui

Yo soy PaquiEn cuanto entró Paqui cayo de bruces al suelo. Se dió un buen golpe. Algo bajo sus pies le había hecho resbalar. Poco a poco se fue recuperando y levantándose. Cuándo ya estaba erguida y se iba a sostener sobre los pies, de nuevo, ¡maldición! cayó al suelo. Otra vez había algo que la hizo resbalar...

9.- Paola

Soy Paola!Paola seguía corriendo ......

Ya se había hecho de noche, la luna brillaba como siempre...

Algo detuvo a Paola. Una luz le dijo a Paola: Vuelve a salvar a tus amigaaaas, y metete en tu puerta.

-Esa voz me parece familiar... - Bueno, volveré-

10.- La red

Paola corrió hacia la puerta (esta vez la abrió) y se encaminó hacia su habitación.

Una vez estuvo dentro vio una jaula .

Estaba cerrada. Quiso abrirla, y al hacerlo...

¡Se cerro la puerta! Un chorro de agua cayo sobre ella. Había goteras. En la jaula Paola oyó algo... ¡¡¡¡Un loro!!!!...

Entre tanto jaleo como armaron Paola, Raquel, Paqui, Lidia y Mila ¡Plof!

se cayeron las paredes.¡No se habían dado cuenta de que todo el tiempo habían estado en una misma habitación! ¡Solo las separaban cuatro tabiques de cartón!

-¿Qué hacéis vosotras aquí?. - dijo Raquel.

- Eso, ¿qué hacéis vosotras aquí? - dijo Paola

- ¡ Eh, eso lo debería preguntar yo!. - dijo Mila

¿Se puede saber qué estamos haciendo todas juntas? - dijo Lidia.

Raquel vio que lo que le agarraba del cuello y de la cintura era un maniquí.

Mila se dio cuenta de que lo que se le enredó en el pie era el cable de un ventilador que era lo que estaba produciendo el viento.

Lidia vio que no era un boquete de verdad lo que rodeaba todo el suelo, solo era un circulo pintado con un gran rotulador.

Lo que tiró a Paqui al suelo tantas veces eran canicas resbaladizas.

Y al fin Paola se dio cuenta que la jaula donde estaba encerrada era la casita de su loro Pancho.

Todos ellas oyeron unas carcajadas

Eran las risas de sus padres que les habían gastado una broma.

¿De dónde habéis sacado ese ventilador, en casa no tenemos? dijo Mila a sus padres.

- Es de los padres de Lidia- contestaron los padres de Mila, a la vez.

-¿Y ese rotulador tan gordo y encima de color púrpura?- Le dijo Lidia a sus padres.

- De color púrpura nada. Era negro- le contesto su padre- Y lo tenia escondido para darte una sorpresa.

Paqui tampoco se calló: Con las canicas me podía haber matado.

-No exageres que en casa hay enfermera- le contestaron.

Las chicas se miraron entre ellas y una dijo sintiendo por todas - ¡Nos habéis dado un buen susto!.

Pero inmediatamente todas pasaron del enfado a la risa.

Y como eran una chicas sin arreglo, volvían a casa y seguían hablando de casas encantadas, cementerios, muertos vivientes, piratas y tesoros escondidos.

No es que fueran muy valientes, a veces tenían mucho miedo, pero habían descubierto algo que las hacia fuertes: la amistad.

La risas se oían a lo lejos en el camino y el amanecer empezaba a iluminar la ciudad.

Todas se miraban :

¡¡¡Tenemos que ir al "cole"!!!

- Pero chicas si hoy es domingo.- ja, ja, ja ...

 
Pequenet, tu portal infantil
Apoyo tecnológico, educativo y social.
Sopas de Letras
Concursos
Magia y Manualidades
Dibujos
Películas
Cuentos
Fichas del Profesor
Libros Infantiles
Canciones Infantiles
Busca en la web
Trabalenguas
Chistes
Colorear
Adivinanzas
Kalimbo TV
Postales
Boletín Mensual
Blog
Juegos
Síguenos en Facebook
pequenet copyright copyright publicidad titularidad disclaimer privacidad tecnica pequenet Socio tecnológico Con el apoyo de: Navegación segura